Programa Medios de Vida Sostenible y Gestión de Riesgo
Fortaleciendo la alianza entre las organizaciones socias del programa "Medios de vida sostenible" de CAFOD en Centroamérica, para mejorar el aprendizaje e impacto de los proyectos.
NOTAS

Pedro Ulloa: ejemplo de estigmatización

7 de febrero de 2018 | Honduras

En días recientes el defensor de derechos humanos Pedro Ulloa fue capturado en Tocoa, Colón, mientras acompañaba a mujeres que protestaban conmemorando el Día de la Mujer hondureña. Desde ese momento, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) comenzó a circular fotografías del defensor, asegurando su culpabilidad en graves hechos acontecidos en 2008, violentando las garantías constituciones de la presunción de inocencia y el honor.

Los principales medios de comunicación de circulación nacional no demoraron en desinformar y titular la noticia: “Capturan a hondureño acusado de matar a 13 personas en el Aguán”, “Arrestan a sospechoso de matar a 11 personas”, “Capturan a supuesto sicario implicado en masacre de 11 personas en Silín, Colón”. Será que las personas que realizan la labor de informar y comunicar olvidan que están refiriéndose a un ser humano, asegurando que ejecutó hechos condenados por la ley y repudiados por la sociedad, dañándole su dignidad.

Quizá hay que refrescarles la memoria a los agentes de investigación de la DPI; deben tener presente que el artículo 76 constitucional garantiza el derecho al honor e imagen, además el artículo 89 establece que “toda persona es inocente mientras no se haya declarado su responsabilidad por autoridad competente”. Y por si lo desconocían, la Ley Orgánica de la Policía Nacional de Honduras en su artículo 64 numeral 12 les ordena: “abstenerse de presentar a los detenidos ante los medios de comunicación, preservando su derecho a que se les considere y trate como inocentes y el respeto a su propia imagen”.

Además, el Código Procesal Penal en su artículo 282 estable las reglas bajo las cuales debe actuar la Policía Nacional al momento de aprehender, detener o capturar a una persona.

Pero todo cambia cuando son capturados políticos, empresarios y policías de alto rango. Basta con regresar al pasado reciente, en abril del año 2016, el ex director de la Policía Nacional, Félix Villanueva Mejía, giró una circular que textualmente dice: “Se les ordena abstenerse de presentar oficialmente a ciudadanos detenidos por la supuesta comisión de hechos delictivos ante los diferentes medios de comunicación”. Dicha circular no pretendía proteger las garantías de Pedro, María y José, claro que no, ocurrió cuando se destapó el involucramiento de oficiales de la Policía Nacional en el asesinato del zar Antidrogas, Julián Arístides Gonzáles.

Sin duda alguna, es clara la campaña de estigmatización y criminalización a la que fue sometido el defensor de derechos humanos, así como él hay más, especialmente defensores y defensoras de comunidades y pueblos indígenas que defienden los bienes naturales y el territorio. El fin de la estigmatización y criminalización es clara: deslegitimar y paralizar la labor de los hombres y mujeres que dignamente defienden derechos humanos en Honduras

 

Nuestra Palabra

Radio Progreso.

Pedro Ulloa, es defendor de derechos humanos en el sector del Aguán, Honduras.