Programa Medios de Vida Sostenible y Gestión de Riesgo
Fortaleciendo la alianza entre las organizaciones socias del programa "Medios de vida sostenible" de CAFOD en Centroamérica, para mejorar el aprendizaje e impacto de los proyectos.
NOTAS

Policías asesinan a un joven en Agua Blanca Sur

4 de diciembre de 2017 | Honduras

 

Jareth Gonzales, un joven de 16 años, fue asesinado este día por elementos de la policía nacional de la ciudad de Santa Rita, departamento de Yoro, al norte de Honduras, quienes llegaron a reprimir una manifestación pacífica que desarrollaban los pobladores y pobladoras de las comunidades del sector sur del  municipio de El Progreso.

El joven Jareth recién había salido de una iglesia evangélica de la comunidad de Guanchías, donde él tocaba la batería. El joven estaba viendo la represión que realizaban miembros de la Policía Nacional que disparaban contra la gente que se manifestaba en contra del fraude electoral.

Según el hermano de la víctima, cuando Jareth se encontró con la manifestación y represión, se arrimó a una casa y de repente le cayó la bala en la cabeza. Los manifestantes aseguran que la policía llegó al lugar apuntando directamente a la gente y que a Jareth le apuntaron en la cabeza y dispararon.

Luego lo llevaron al Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, pero falleció en el camino.

Los policías también lanzaron gases y golpearon a mucha gente. Entre ellos los jóvenes 

José Fernando Sorgo Soriano de 18 años de edad

Brayan Gabino Escobar de 20 años. También fue detenido pero ya fue liberado.

Henry Benito Sosa, 20 años.

Cristofer Sauceda García 17 años

Olvin Javier Ruiz Sauceda, 24 años.

Así golpeados subieron a los jóvenes en las patrullas y los llevaron a la posta de Santa Rita Yoro, donde los tuvieron detenidos. Horas después un grupo de abogados  del ERIC ( Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, ERIC, los sacaron en libertad.  Luego sus compañeros y compañeras los trasladaron al Hospital de El Progreso Yoro para la revisión de sus golpes.

los jóvenes golpeados ya están en sus hogares